¿Por qué el golf es ideal para hacer negocios?

Una anécdota, ocurrida años atrás, cuenta que Donald Trump se encontraba jugando golf cuando se le aproximaron cuatro personas. El grupo de individuos le dijo al empresario que deseaban formar parte de su exclusivo club. El magnate norteamericano respondió que el costo de la membresía era de 250,000 dólares, a lo que los sujetos respondieron sacando sus chequeras y pagando esta cantidad. Así, en un solo día, Donald Trump logró colocar un millón de dólares en su club. “Todo por haber ido a jugar golf”, escribió en su libro How to get rich. 

El ejemplo anterior puede ilustrar por qué este deporte es percibido como el perfecto para realizar networking, entablar relaciones o cerrar acuerdos. El ideal para hacer negocios.

“El golf es un deporte que se presta para hacer muchas amistades. Tomando en cuenta que una partida dura en promedio cuatro horas, los jugadores disfrutan de un ambiente de tranquilidad y convivencia con los otros participantes, alejados del bullicio de la ciudad y fuera de las oficinas de los grandes corporativos. Esto invita a tener pláticas largas y bastante amenas donde vas conociendo a las personas, qué es lo que hacen, a qué se dedican, etcétera. Es ahí donde los participantes se ven motivados a hacer negocio, ver qué necesita uno y cómo lo puede solventar el otro”, comenta Luis Fernando Macías Luévano, jugador amateur de esta disciplina.

Y es que aquellos que han practicado este deporte coinciden: Si bien el objetivo de jugar golf no es hablar de negocios, invariablemente se abrirá una oportunidad para abordar el tema.

Otro aspecto importante que valoran los especialistas es que esta actividad revela el carácter y la personalidad de los individuos, lo cual puede ser un indicativo para saber si es apropiado entablar algún tipo de relación con alguno de los participantes.

“Es un deporte en el que nunca sabes cómo te va a tratar el campo, por lo que, además de las habilidades que tengas para desarrollarte en la partida, también debes de contar con un poco de suerte para solventar situaciones adversas que se te van presentando. Ahí es cuando ves la personalidad del jugador, su estado de ánimo, cómo se mueve en momentos estresantes, cómo lidia con la frustración o cómo resuelve los retos que se le presentan. Todas estas cuestiones te hacen ir descubriendo a la persona y visualizando si se abre la posibilidad de hacer un buen negocio con ella”.

Y es que, generalmente, se dice que alrededor del golf suelen girar una serie de valores y actitudes que podrán reflejarse durante la partida: cordialidad, paciencia, orden, honradez, honestidad, transparencia, perseverancia, cooperación, entre otros.

Una ventana de exposición para las marcas

Sería erróneo pensar que las oportunidades de negocio en un torneo de golf se limitan únicamente a los jugadores. Espectadores, marcas patrocinadoras y proveedores gozan de la posibilidad de sacar provecho al estar presentes en una competición.

“Normalmente, las empresas y las marcas se benefician de los torneos, ya que son certámenes que duran alrededor de uno a cinco días, lo que les da un espacio de tiempo importante para anunciar o posicionar su imagen ante un público que comúnmente está integrado por empresarios, gerentes, directores o tomadores de decisiones importantes para el sector empresarial. Además, es importante destacar que alrededor de una competencia hay rifas, premiaciones, ruedas de prensa, catering, networking… Es un escenario ideal para la exposición de tu marca”.

Macías Luévano enfatiza el impacto económico positivo que trae consigo el desarrollo de un torneo de golf: “Dinamizan la economía, ya que se requieren diferentes proveedores para poder realizarlo: empresas restauranteras y gastronómicas, publicitarias, de mobiliario; hoteles; servicios de transporte. Deja una derrama económica positiva”.

El siguiente dato lo demuestrael Instituto Nacional del Deporte estimó que las dos ediciones del World Golf Championships celebradas en la Ciudad de México en 2017 y 2018, dejaron una derrama económica de 2,918 millones de pesos. Casi nada.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.